Pasar al contenido principal

Usted está aquí

Las mil caras de Mauritania

Del 2008 al 2010

El país de un millón de poetas. Mauritania, situada a medio camino entre el Magreb y África Subsahariana, ofrece a quien la visita un sinfín de posibilidades. No cuenta con grandes ciudades, ni con demasiadas infraestructuras. No es un destino común, ni un lugar donde fotografiar grandes monumentos. Sin embargo, su vasto territorio esconde, para aquellos que se aventuren a dejarse llevar, experiencias inolvidables, permitiendo sentir la ausencia de tiempos. Desde Nouadhibou, su norte fronterizo con el Sáhara Occidental, hacia el sur, siguiendo la línea de la costa, nos encontramos con el impresionante Parque Nacional del Banc d’Arguin para llegar posteriormente a su desordenada y tranquila capital, Nouakchott. Hacia el interior, en la región de Atar, encontramos maravillosos vestigios pictóricos e históricos y podemos permitirnos el lujo de dar un paseo por las dunas. Finalmente, al sur, el verde Parque Nacional Diawling nos recuerda que Mauritania es una y muchas a la vez. La mirada del mauritano, clavada en el desierto, la hospitalidad, sencillez y gran sentido del humor de su gente, la tibia brisa del mar que refresca los calurosos veranos y los miles de contrastes que encontramos al vivir el país, hacen que el paso por Mauritania quede marcado a fuego en la memoria del visitante.