Skip to main content

Nkunzi Zandile Nkabinde

escritora y activista LGTBI

Nkunzi Zandile Nkabinde (7 de diciembre de 1975 - 24 de mayo de 2018) fue una sangoma sudafricana, escritora y activista LGBT. Es reconocida por su trabajo y sus escritos en torno a la vida LGBT como sudafricana, y es más conocida por sus memorias Black Bull, Ancestors and Me (Mi vida como sangoma lesbiana).

Nkabinde nació el 7 de diciembre de 1975 en Soweto, en Gauteng, Sudáfrica, en pleno apartheid y seis meses antes del levantamiento de Soweto. La madre de Nkabinde, Sibongile, se puso de parto sin que su marido estuviera presente porque éste era un camionero que trabajaba fuera de casa. Su amiga, Mamtshali, la ayudó cuando se puso de parto, y ella salió corriendo para encontrar transporte al hospital. Mientras se apresuraba, Mamtshali se dejó su dompas, por lo que fue detenida agresivamente por la policía, y un vecino tuvo que transportar a Sibongile al hospital. Mamtshali también estaba embarazada en ese momento y tuvo un parto prematuro en el mismo hospital que Sibongile debido a la fuerza agresiva empleada por los policías. El bebé murió porque nació demasiado prematuro para sobrevivir. Esa misma noche, Sibongile dio a luz a gemelos, que se consideran de mala suerte en la cultura zulú. El primer bebé era un niño que murió durante el parto. El segundo bebé fue Nkabinde, y se les llamó Nkunzi, o "toro negro", en honor a su antepasado masculino. El día del nacimiento de Nkabinde se produjeron varias muertes en su familia, y ahí es donde recibe los espíritus entre ellas la de su hermano gemelo, su abuela paterna y su tío materno. Esto se consideró de muy mala suerte en su cultura, y siguió a Nkabinde durante toda su vida. Ella atribuye su propia supervivencia al hecho de que los ancestros le tenían destinada una tarea especial.

Nkabinde emprendió un viaje de auto descubrimiento al explorar las intersecciones de su sexualidad e identidad de género. Inicialmente, se identificó como sangoma lesbiana y lo representó en la mayor parte de su obra. Hacia el final de su vida, comenzó a re imaginar su identidad como hombre transgénero. La académica Ruth Morgan, que ha trabajado estrechamente con Nkabinde, informa de que tenía la intención de publicar un libro sobre sus experiencias como hombre transgénero antes de su muerte. Como la vida de Nkabinde se truncó durante este viaje, no se sabe con certeza qué pronombres de género reflejarían mejor su identidad de género. Algunos estudiosos se refieren a Nkabinde con pronombres femeninos "ella/ellos", que es lo que Nkabinde utilizó para sí mismo en su autobiografía. Otros utilizan "ellos/ellas" como pronombres de género neutro y unos pocos utilizan "él/ella" como pronombres masculinos.

Tras la muerte de su madre, Nkabinde fue convocado para convertirse en sangoma. Al principio, se resistió hasta que fue bombardeado con voces, sueños y otras fuerzas sobrenaturales que le instaron a entregarse a convertirse en sangoma. Una mujer se les presentó en sueños y les dijo que dejaran de ser obstinados porque estaban destinados a realizar este trabajo. Finalmente, se sometieron y comenzaron su formación. Una vez que Nkabinde empezó a formarse como sangoma, su formador dijo que su lesbianismo desaparecería al final del proceso. Sin embargo, después de que Nkabinde completara su formación y se convirtiera en sangoma, su atracción por las mujeres no hizo más que aumentar.

Las habilidades de Nkabinde como sangoma incluyen conectar con sus ancestros y controlarlos para manipular hierbas y curar enfermedades.

Nkabinde ha realizado diversos trabajos e investigaciones en torno a la identidad LGBT como sangoma en Sudáfrica. Este trabajo abarca artículos de revistas, un documental y una autobiografía. El trabajo de Nkabinde ha sido percibido como activismo porque su existencia y publicación desafía la tradición zulú y el concepto de que la homosexualidad es "no africana". Al hacerlo, Nkabinde contribuye a amplificar otras narrativas LGBTQ en Sudáfrica y en todo el continente.

La obra más popular de Nkabinde son sus memorias, Black Bull, Ancestors and Me: Mi vida como sangoma lesbiana 2008. En el libro explican su historia familiar y su cultura, en particular la importancia de sus antepasados y cómo esto influye en su vida. También exploran su fuerte e inquebrantable atracción por las mujeres a lo largo del libro, y su sueño de tener un pene. Explican cómo el ancestro masculino que les da nombre es dominante, está presente en su vida e influye en su sexualidad, incluida su identidad como lesbiana. Atribuyen muchos de sus fuertes impulsos sexuales hacia las mujeres a los deseos de su antepasado masculino dominante, Nkunzi.

Anteriormente, había colaborado como en los trabajos previos al rodaje de la película documental Everything Must Come  to Light  (2002), dirigida por  Mpumi  Njinge y Pablo Alberton, y coproducida por "They Gay and  Lesbian Archives of South Africa"  (2004)  y el "Out in Africa Gay and Lesbian Film Festival", donde se unió a Busi Kheswa para entrevistar a sangomas del mismo sexo y presentó esta investigación con Ruth Morgan, directora de los archivos nombrados (GALA) y compartieron ambas conclusiones en Dublín e Irlanda, en una conferencia de lesbianas.

Nkabinde participó en el proyecto African Women's Life Story. Este proyecto era uno de los de GALA y estaba destinado a la Conferencia sobre Sexo y Secretismo de la Universidad de Wits. El trabajo de Nkabinde consistió en la realización de talleres, la investigación de historias de vida de las mujeres sangomas del mismo sexo y la presentación de sus conclusiones. Esta investigación es la base del capítulo que Nkabinde coescribió en Tommy Boys, Lesbian Men, and Ancestral Wives: Female Same-Sex Practices in Africa. Nkabinde explica que este trabajo de entrevistas para GALA alteró drásticamente su visión del mundo y cambió la forma de percibir su propia cultura y estilo de vida.

Nkabinde puede ser visto en la tercera temporada de El Gran Debate, titulada ¿Es la homosexualidad antiafricana? Durante este episodio, explican su perspectiva como sangoma lesbiana sobre cómo no creen que la homosexualidad sea antiafricana. Conciencian sobre la existencia de sangomas LGBT en la cultura africana y desafían la idea de que las identidades y estilos de vida de los miembros de la comunidad LGBT son intrínsecamente antiafricanos.

Nkabinde defendió con su trabajo y con su vida que las sociedades del continente, y en particular las sudafricanas, no han sido en absoluto ajenas a prácticas sexuales, identidades o estilos de vida alternativos a la cisheteronormatividad, aunque los efectos combinados de la cristianización y la colonización europea los condenaran a la invisibilidad o a la censura social, en especial en los entornos rurales: “Mucha gente cree que ser lesbiana no es africano, y otros creen que ser homosexual es un pecado”.

Cuando Nkabinde narra el momento de revelarle a su madre su preferencia por las mujeres como parejas, y a pesar de que recibe todo su apoyo, es consciente de que palabras zulúes como “istabanes” o “inkohnkoni”, que su progenitora utiliza, están cargadas de connotaciones deprecatorias, en tanto que el término “lesbiana”, que ella esgrime para definirse a sí misma, resuena positivamente con los movimientos de liberación y lucha por los derechos civiles, de los que ella participa activamente, tanto en Sudáfrica como en Occidente.

Nkabinde murió el 24 de mayo de 2018. La causa de su muerte es desconocida.

 

Fuente: Wikipedia