Pasar al contenido principal

Senegal, con capital en Dakar, está situado en el extremo Oeste de África, en la cuenca Senegal- Mauritania. Limita al norte con Mauritania, siendo el río Senegal la frontera; al sur con Guinea-Bissau; al sudeste con Guinea-Conakry; al este con Mali y al oeste con el Océano Atlántico. Es un Estado laico donde conviven diferentes religiones, aunque la gran mayoría de la población (un 98%) es musulmana. El francés es el idioma oficial y otros idiomas nacionales, como el wolof, son muy hablados. El país dejó de ser colonia francesa en 1960, convirtiéndose posteriormente en uno de los más estables y democráticos de la región. A pesar de sus carencias energéticas, que encarecen enormemente los precios en este sector, tiene grandes avances en la infraestructura de transporte, lo cual facilita el turismo. Otros sectores, como la minería, construcción, pesca y agricultura, también impulsan la economía y proporcionan empleo en las zonas rurales. Así mismo, la exportación de fosfatos y las exploraciones petrolíferas están ganando importancia. De cara al futuro, el  Plan Senegal Emergente (PSE) pretende proporcionar mayor estabilidad y sostenibilidad macroeconómica.

Economía

Accede a los recursos que disponemos sobre Senegal y comienza a hacer negocios.