Pasar al contenido principal

Guinea, con capital en la ciudad de Conakry, obtuvo su independencia de Francia en 1958. Es un país de suelo montañoso, ya que está recorrido por el macizo del Futa Yalón; la fuente de los tres ríos más grandes de África Occidental: el Níger, el Senegal y el Gambia. El país limita con Guinea-Bissau y Senegal al norte, Mali al norte y este, Costa de Marfil al este, Liberia y Sierra Leona al sur y el océano Atlántico al oeste. La lengua oficial es el francés, aunque sólo el 20% de los guineanos la practican, ya que hay más de 20 dialectos locales no oficiales. El 85% de la población es Musulmana, habiendo otras minorías religiosas. Guinea posee las mayores reservas mundiales de bauxita, que es el mineral más exportado, junto a oro y diamantes. A su vez, tiene un enorme potencial hídrico y agrícola. En 2015 el país experimentó un gran receso económico debido a la epidemia del Ébola que atacó a su vez otras regiones colindantes como Liberia y Sierra Leona, aunque se prevé un crecimiento económico del 4.0%.

Economía

Accede a los recursos que disponemos sobre Guinea y comienza a hacer negocios.