De Qunu a Soweto, los tres hogares de Mandela


Pese a sus 28 años en prisión, Nelson Mandela viajó mucho a lo largo de su vida y tuvo la oportunidad de vivir en diferentes lugares y ciudades, de una cabaña de barro y paja al Palacio Presidencial, de una residencia universitaria a un humilde suburbio. Pero si hay tres lugares que Madiba guardó siempre en el recuerdo como su casa fueron estos tres: Qunu, donde creció y decidió pasar los últimos años de su vida; Alexandra, su primera residencia en Johannesburgo; y Soweto, donde nacieron sus hijos y donde pasó media vida, antes y después de su prolongado encarcelamiento. 

Qunu, las colinas de la infancia
Nelson Mandela nació en Mvezo, un pueblo muy pequeño, de unos 300 habitantes, de la región del Transkei donde su padre ejercía como jefe local. Sin embargo, apenas tiene recuerdos de esta aldea porque cuando tenía pocos meses se trasladó con su familia a Qunu, una población un poco más grande situada a unos veinte kilómetros de Mvezo. De hecho, en su biografía El largo camino hacia la libertad, el propio Mandela asegura que fue allí, en Qunu, donde transcurrieron los momentos más felices de su infancia.

“En esos campos aprendí a cazar aves en pleno vuelo con una honda, a recoger miel, frutos silvestres y raíces comestibles, a beber leche tibia de la ubre de las vacas”, escribió Mandela en su autobiografía refiriéndose a Qunu. A pocos metros de la choza en la que vivía con su familia se encuentra la colina por las que se deslizaba en su infancia. “Las colinas de Qunu estaban salpicadas de grandes rocas lisas que transformábamos en nuestra propia montaña rusa. Nos sentábamos en las piedras planas y nos deslizábamos por su superficie hasta que nuestros traseros estaban tan doloridos que no podíamos sentarnos”.

Situada al pie de la carretera que une a Butterworth con la cercana Mthatha, el pueblo de la infancia de Madiba ha cambiado mucho desde entonces. Aunque aún sigue siendo un lugar tranquilo y rural, en la actualidad tiene electricidad, agua corriente, escuelas, una iglesia, un centro comunitario y hasta un pequeño hospital. Y muchos de estos avances han llegado de la mano del propio Mandela, como el centro Thusong, donado por Madiba a su pueblo en 2001. Allí, los residentes de Qunu pueden encontrar una oficina de Correos, una ventanilla donde tramitar papeles, un salón polivalente, un centro cultural, una biblioteca y una escuela de informática. La iglesia, por ejemplo, fue construida por Graça Machel, la esposa de Mandela.

Sin embargo, el lugar más visitado de todo Qunu es, sin duda, el Museo Nelson Mandela. En realidad, se trata de una de las dos sedes que posee esta institución (la otra está no lejos de allí en Mthatha). Situado a pocos metros de la casa de Madiba, está centrado en la juventud y el legado del Premio Nobel de la Paz. El centro incluye un recorrido por Qunu que incluye varias granjas propiedad de la familia Mandela, la escuela donde realizó sus estudios primarios, los arbustos espinosos donde se cayó de un burro y las piedras lisas sobre las cuales se deslizaba cuando era niño. También hay un pequeño albergue y un restaurante.

La casa de Mandela, donde vive con su esposa y parte de su familia desde que se retiró de la vida pública, también ha sido uno de los lugares más visitados del pueblo, sobre todo por personalidades ilustres en la fecha de su cumpleaños. Allí pasó, por decisión propia, los últimos años de su vida, junto a las colinas de su infancia.

Alexandra, un suburbio en precario
Tras una breve estancia de un año en Alice, donde inició sus estudios de Derecho, fue en 1940 cuando Nelson Mandela conoció la gran urbe. Para un joven venido del campo como él, Johannesburgo era como un sueño, el lugar donde podían materializarse sus aspiraciones y ambiciones. Sin embargo, pronto se dio de bruces con la realidad de una ciudad marcada por la segregación racial.

Junto a su primo Justice, con quien había huido hasta Johannesburgo huyendo de un matrimonio pactado por su padrino, Mandela se aloja en el suburbio de Alexandra, más en concreto en una zona conocida como Dark City debido a la falta de electricidad. Pese a ser un barrio pobre y alejado del centro unos 12 kilómetros, siempre lo recordó con cariño: “Alexandra ocupa un lugar precioso en mi corazón. Fue el primer lugar donde viví lejos de casa”, dijo años después.

Este enclave había sido fundado en 1912 por un granjero llamado Papenfus con la intención de que se convirtiera en un lugar de residencia de blancos, dándole el nombre de su mujer, Alexandra. Sin embargo, debido a la distancia que le separaba de Johannesburgo, el sueño de Papenfus se desvaneció y fueron los negros quienes comenzaron a instalarse allí. Ya en 1916 había 30.000 habitantes y crecía de manera descontrolada, sobre todo por la llegada de negros que trabajaban en la ciudad pero no residían en ella. Este fue el suburbio que se encontró Mandela en 1940.

Golpeada por planes de reasentamiento decididos por la minoría blanca en el gobierno y sacudida en los años setenta por graves incidentes y manifestaciones negras reprimidas con violencia, Alexandra ha sido objeto de varios proyectos para convertirla en una ciudad-jardín en los años ochenta, primero, y, posteriormente, para remozar su trazado urbano y dotarla de todas las comodidades. Sin embargo, todos los planes fracasaron hasta que, con la llegada de Mandela al poder, Alexandra empezó a cambiar de rostro. En la actualidad viven allí unas 500.000 personas, muchas de ellas en condiciones óptimas pero otras tantas alojadas en simples chozas. 

Soweto, de la rebeldía al turismo
Tras su matrimonio con Evelyn Mase en 1944, Nelson Mandela se traslada al suburbio de Soweto, aún más alejado del centro de Johannesburgo, aproximadamente a unos 24 kilómetros, a un lugar llamado Orlando. Allí se instala en una casa de tres habitaciones sin electricidad ni baño, en la que nacen sus tres hijos. Mandela se mantuvo en Soweto tras su divorcio y su segundo matrimonio con Winnifred Madikizela hasta que fue encarcelado y llevado primero a Pretoria y luego a la isla de Robben. A su salida de la cárcel, volvió a Soweto hasta que fue elegido presidente.

El suburbio de Soweto –el nombre deriva de South Western Township (Municipio del Suroeste)– fue uno de los lugares escogidos por los blancos durante el apartheid para realojar allí a los residentes negros de Johannesburgo. Allí todo era hacinamiento, opresión y malas condiciones de vida cuando Mandela llegó y la situación no varió mucho durante décadas. No en vano, otro ilustre residente de Soweto como Desmond Tutu puso el grito en el cielo en los años setenta por el grave abandono de este suburbio.

Cientos de miles de negros compartiendo un reducido espacio no podían producir sino que Soweto se convirtiera en uno de los grandes núcleos de oposición al apartheid. El 16 de junio de 1976 se produjo uno de los peores incidentes en la historia de Sudáfrica cuando decenas de miles de jóvenes negros salieron a las calles para protestar por un decreto que pretendía imponer el afrikáans como lengua en las escuelas, cuando el 98% de los negros no hablaba este idioma. Las manifestaciones fueron reprimidas con una enorme violencia y murieron unas 500 personas, originando una enorme oleada de indignación en todo el mundo que, a la postre, supuso el comienzo de grandes campañas contra Sudáfrica y el principio del fin del apartheid, años después.

Pese a que Soweto sigue concentrando grandes bolsas de pobreza, en los últimos años algunos barrios son considerados ya de clase media-alta y ha surgido un creciente turismo que se interesa por conocer un lugar clave en la historia reciente de este país. Este barrio acoge en la actualidad al 46% de la población de Johannesburgo, unos 4,5 millones de personas, siendo su enclave más poblado, y algunos de sus rincones son de visita casi obligada, como la Plaza de la Libertad, donde en 1955 tres mil manifestantes antiapartheid rompieron el cordón policial y redactaron la famosa Carta de la Libertad; la calle Vilakazi, donde vivieron tanto Mandela como Desmond Tutu (dos premios Nobel en pocos metros); el Museo Familiar de Mandela, que ocupa la casa vivió con Winnie y donde nacieron las dos hijas de ambos; el Museo Hector Petersen contra el apartheid, en homenaje a un niño de 13 años que murió el 16 de junio de 1976 y cuya imagen dio la vuelta al mundo, o las Dos Torres de Soweto, antiguas chimeneas de una fábrica hoy convertidas en inmenso mural de grafitis y espacio para la práctica deportiva.

Mensaje Casa África

Mensaje institucional


Los patronos de Casa África y su director general muestran sus condolencias a la familia y al pueblo sudafricano
 
Biografía Nelson Mandela

Biografía


¿Quieres saber más sobre Mandela? Te contamos curiosidades sobre su vida...
 
Citas de Nelson Mandela

“Nuestra mejor arma es la paz”


Las mejores frases y citas de Mandela
 
Biografía Nelson Mandela

Mandela en nuestro fondo bibliográfico


Te mostramos todo lo relacionado con Mandela que poseemos en nuestra mediateca y que puedes solicitarnos en préstamo para tu consulta
 
Semilla Negra Nelson Mandela

Canciones para Madiba


Nuevo programa de Semilla Negra con 24 canciones y un reportaje sobre la música inspirada en Mandela

 
Recursos sobre Nelson Mandela

Recursos online


Listado de enlaces a vídeos, biografías, medios de comunicación y documentales sobre Madiba